Síndrome del intestino irritable en los niños

¿Qué es el síndrome del intestino irritable en los niños?

El síndrome del intestino irritable es un trastorno crónico que afecta el intestino grueso y el colon. Causa dolor abdominal y síntomas intestinales.

Con este síndrome, el colon parece normal, pero no funciona de la manera que debe hacerlo.

¿Cuáles son las causas del síndrome del intestino irritable en un niño?

No se conoce con exactitud la causa física de este síndrome. El colon de un niño que tiene el síndrome del intestino irritable puede ser más sensible que lo normal, lo que significa que tiene una fuerte reacción a las cosas que normalmente no deben afectarlo.

Los niños pueden tener síntomas del síndrome del intestino irritable debido a lo siguiente:

  • Problemas con la forma en que los alimentos se desplazan por el aparato digestivo

  • Sensibilidad extrema del interior del intestino a la distensión y la movilidad

  • Estrés

  • Exceso de bacterias que proliferan en el intestino

Todas estas cosas pueden causar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Debe enfatizarle a su hijo que el dolor abdominal es real y no es imaginario.

¿Cuáles son los niños que corren riesgo de tener el síndrome del intestino irritable?

Los niños corren más riesgo de tener el síndrome del intestino irritable si uno o ambos padres tienen el trastorno. Los adolescentes tienen más riesgo que los niños más pequeños. Este síndrome afecta a los varones y a las niñas por igual.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del intestino irritable en los niños?

Los síntomas de cada niño pueden variar. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Dolor abdominal que continúa repitiéndose. El dolor que persiste durante más de 3 meses es crónico.

  • Un cambio en los hábitos intestinales, como, por ejemplo, diarrea o estreñimiento.

  • Malestar estomacal (náuseas).

  • Mareo.

  • Falta de apetito.

  • Hinchazón (distensión abdominal) y gases.

  • Cólicos.

  • Necesidad de evacuar los intestinos de inmediato.

  • Sensación de no haber evacuado todas las heces durante una deposición.

  • Mucosidad en las heces.

Los síntomas del síndrome del intestino irritable pueden ser parecidos a los de otros problemas de salud. Procure que un proveedor de atención médica vea a su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del intestino irritable en un niño?

El proveedor de atención médica de su hijo hará preguntas sobre sus antecedentes médicos completos y le hará un examen físico. El síndrome del intestino irritable se diagnostica descartando otras causas de los síntomas.  

Hay algunos síntomas que pueden indicar una causa diferente de este síndrome. Esto puede ayudar al proveedor de atención médica de su hijo a decidir qué análisis de laboratorio y procedimientos pueden ser necesarios. Los síntomas incluyen los siguientes:

  • Pérdida de peso

  • Vómitos

  • Fiebre sin motivo aparente

  • Diarrea con sangre

  • Retraso del crecimiento

  • Agrandamiento del hígado

El proveedor indicará análisis de laboratorio para buscar infecciones e inflamación. Estos pueden incluir los siguientes:

  • Análisis de sangre. Se realizan para determinar si su hijo tiene anemia, una infección o una enfermedad causada por una inflamación o irritación.

  • Análisis y cultivos de orina. Ayudan a detectar la presencia de infecciones urinarias.

  • Muestra de heces. Este análisis permite detectar la presencia de bacterias y parásitos que pueden causar diarrea.

  • Prueba de sangre oculta en las heces. La sangre oculta no puede verse. Solo se la detecta con una solución especial que se torna de color azul cuando tiene contacto con la sangre. Si hay sangre, tal vez haya una inflamación del tubo digestivo.

  • Prueba de hidrógeno en el aliento para la detección de la intolerancia a la lactosa. Se realiza para determinar si su hijo no puede digerir la lactosa o tiene intolerancia a la lactosa. La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos.

  • Radiografía abdominal. Un estudio sencillo que le da al proveedor una idea de cómo se ven los órganos internos.

  • Ecografía abdominal. Una prueba de diagnóstico por imágenes que muestra los órganos internos mientras están funcionando. Crea imágenes usando ondas sonoras de alta frecuencia en los órganos internos.

  • EGD (esofagogastroduodenoscopia) o endoscopia superior. Una prueba en la que se usa un tubo pequeño y flexible con una luz y una cámara en el extremo (endoscopio) para revisar el interior del tubo digestivo. También pueden tomarse muestras (biopsia) del interior del tubo digestivo para ser analizadas.

  • Colonoscopia. Una prueba en la que se usa un tubo largo y flexible con una luz y una cámara en el extremo (colonoscopio) para revisar el interior del intestino grueso.

¿Cómo se trata el síndrome del intestino irritable en un niño?

El proveedor de atención médica de su hijo creará un plan de atención de acuerdo con lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado de salud general y los antecedentes médicos

  • La gravedad del caso de su hijo

  • La tolerancia de su hijo a ciertos medicamentos, tratamientos o terapias

  • Si se prevé que la afección de su hijo empeorará

  • Su opinión y lo que a usted le gustaría hacer

No existe una cura para este síndrome. El principal objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y ayudar a que su hijo retome sus actividades cotidianas normales. El tratamiento puede incluir lo que se detalla a continuación:

Cambios en la alimentación

  • La lactosa puede causar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Si su hijo no puede digerir la lactosa (tiene intolerancia a la lactosa), lo mejor es limitar su ingesta. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre la posibilidad de darle al niño la enzima que digiere el azúcar (lactasa/Lactaid).

  • Las dietas con alto contenido de fibra para los niños generan algo de controversia, ya que podrían promover los gases y la distensión abdominal. Se recomiendan para los adultos y tal vez les sirvan a los niños que tienen estreñimiento.

  • Consulte al proveedor de atención médica de su hijo antes de agregar bacterias beneficiosas (probióticos) a la dieta del niño. No todos los probióticos son iguales y no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

  • Quizás tenga que hacer algunos otros cambios en la alimentación de su hijo si el niño tiene una alergia alimentaria o una intolerancia.

Medicamentos.

  • Si su hijo tiene síntomas graves, tal vez deba tomar medicamentos.

Control del estrés

  • Cuando su hijo tenga un episodio doloroso del síndrome del intestino irritable, intente ayudarlo a que se concentre en algo divertido o placentero.

  • En casos aislados, se puede consultar a los especialistas para controlar el dolor. Los métodos como la biorretroalimentación y la acupuntura pueden ser de ayuda. La atención plena (mindfulness) y el yoga también pueden resultar beneficiosos.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del síndrome del intestino irritable en un niño?

Un niño que tiene el síndrome del intestino irritable suele sentirse mal. Y los síntomas físicos de este síndrome pueden causar estrés y problemas emocionales. Por ejemplo, es posible que los niños que tienen diarrea no lleguen al baño a tiempo, lo que puede hacer que se sientan avergonzados. Por consiguiente, es posible que no vayan a la escuela ni jueguen con amigos, y esto puede causarles depresión y ansiedad.

La mayoría de los niños con el síndrome del intestino irritable siguen creciendo y desarrollándose con normalidad. Pero puede que algunos coman menos para limitar el dolor que puede acompañar a la digestión. Esto puede hacer que bajen de peso.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a vivir con el síndrome del intestino irritable?

Los síntomas de este síndrome pueden afectar las actividades cotidianas de su hijo. Es importante que colabore con el proveedor de atención médica de su hijo para mantener la enfermedad bajo control. Tal vez deba tener un plan para lidiar con los problemas, tales como la alimentación, la escuela y la salud mental o emocional. En función de la edad que tenga, enséñele a su hijo acerca del síndrome del intestino irritable e incluya una explicación sobre cómo ayudar a controlar los síntomas.

Es importante conocer los factores desencadenantes que causan los síntomas de su hijo y luego mantener al niño alejado de ellos. Los factores desencadenantes suelen incluir los siguientes:

  • Las comidas abundantes (de modo que ingerir porciones más pequeñas de comida durante el día puede ser útil)

  • Las comidas grasosas

  • Los productos lácteos

  • La cafeína

  • Los edulcorantes artificiales

Llevar un diario de los alimentos y los síntomas puede ayudarlo a entender mejor cuáles son los factores que desencadenan los episodios en su hijo.

Ayude a su hijo a encontrar maneras positivas de afrontar la situación. Esto puede ayudarlo a participar en las actividades escolares y en otras actividades. Algunos métodos que tal vez sean útiles incluyen los siguientes:

  • Técnicas de relajación

  • Distracción

  • Visualización guiada

  • Hipnosis con fines terapéuticos

  • Terapia conductual cognitiva

  • Biorretroalimentación

Hable con el proveedor de atención médica de su hijo y con el personal de la escuela para encontrar métodos e intervenciones que puedan ser adecuados para el niño.

Si su hijo tiene dificultades para lidiar con el síndrome del intestino irritable, hable con el proveedor de atención médica del niño. Tal vez pueda considerar la posibilidad de que su hijo vea a un especialista, por ejemplo:

  • A un pediatra especializado en el desarrollo y el comportamiento

  • A un especialista en medicina de la adolescencia

  • A un proveedor de salud mental

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Comuníquese con el proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene alguno de estos signos o síntomas:

  • Dolor abdominal

  • Diarrea o estreñimiento crónicos

  • Cualquier otro síntoma gastrointestinal

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si le diagnosticaron el síndrome del intestino irritable y tiene otros signos o síntomas, entre ellos:

  • Pérdida de peso

  • Vómitos

  • Diarrea intensa

  • Fiebre

  • Síntomas urinarios

  • Diarrea con sangre

  • Cambios en la piel

  • Signos de depresión, como mayor aislamiento, tristeza, irritabilidad o pérdida de interés en las actividades habituales

Si su hijo tiene problemas emocionales, esté atento a la aparición de pensamientos suicidas. Llame de inmediato al proveedor de su hijo si el niño habla sobre el suicidio en persona o en Internet, regala sus pertenencias, consume drogas ilegales o bebidas alcohólicas, o expresa cada vez más pensamientos sobre la muerte. Es posible comunicarse con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) llamando al 800-273-8255 o en Internet en www.suicidepreventionlifeline.org.

Información importante sobre el síndrome del intestino irritable en los niños

  • El síndrome del intestino irritable es un trastorno crónico que afecta el intestino grueso y el colon.

  • Causa dolor abdominal y síntomas intestinales.

  • Intente encontrar los factores desencadenantes que causan los síntomas de su hijo. Luego enséñele al niño a mantenerse alejado de ellos.

  • No existe cura. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y ayudar a que su hijo retome sus actividades cotidianas normales.

  • Los síntomas de este síndrome pueden afectar las actividades cotidianas de su hijo. Colabore con el proveedor de atención médica de su hijo para mantener la enfermedad bajo control.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la visita y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le da para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento o si no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si su hijo tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 11/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.